13 feb. 2014

Barritas de butterscotch y malvavisco

Esta receta es todo un experimento. No me pude resistir a comprar el libro Cake Days de The Hummingbird Bakery, la famosa pastelería de Londres. Y aquí, entre otras muchas, estaba esta receta irrestistiblemente curiosa: una sorprendente mezcla de mantequilla de cacahuete, frutos secos y nubes de azúcar, con una pinta cuanto menos un poco extraña... y que no puedes resistirte a ver en directo!






Ingredientes
 
Para la base:
150 gr de harina
40 gr de azúcar glas
120 gr de mantequilla sin sal
 
Para la cobertura:
100 gr de nubes de azúcar pequeñas
210 gr de azúcar extrafino*
150 gr de azúcar moreno
190 gr de sirope dorado**
70 gr de mantequilla sin sal
60 ml de nata para montar
1 cucharadita de esencia de vainilla
60 gr de mantequilla de cacahuete***
30 gr de frutos secos troceados
 
Preparación
 
Las dimensiones de la bandeja de horno que se recomiendan en la receta son 22x31. Yo he utilizado dos moldes de Ikea pequeños. Los he elegido al ver la cantidad de masa que salía para la base, que debe quedar finita.
 
Precalentar el horno a 170º y forrar la bandeja o el molde elegido con papel de hornear o engrasarlo con un poco de aceite y un pincel.
 
Con una batidora amasadora de pala, o con las manos, mezclar la harina, el azúcar glas y la mantequilla hasta formar una masa homogénea. Poner sobre la bandeja engrasada y extender por la base y un poquito por los laterales, para hacer de base para el relleno. Puedes ayudarte de un rodillo y darle forma a la masa fácilmente entre dos papeles de cocina, adaptando el tamaño de la misma a la bandeja y terminando de adaptarlo con las manos. Hornear la base de 15 a 20 minutos, hasta que queden los bordes doraditos y la parte central haya cogido un poquito de color. Sacar del horno y dejar enfriar.
 
Colocar las nubes de azúcar sobre la base, distribuyéndolas de manera uniforme. Poner los dos tipos de azúcar en un cazo grande junto con el sirope o la miel y 240 ml de agua. Llevar a ebullición. Se debe dejar hervir hasta que almíbar alcance el punto de bolita blanda.****Retirar el cazo del fuego y agregar la mantequilla sin dejar de remover. Llevar de nuevo a ebullición este butterscotch dejando que burbujee durante unos 3 minutos.
 
Retirar el cazo del fuego e incorporar la nata, la esencia de vainilla y la mantequilla de cacahuete sin dejar de remover hasta que se haya derretido e integrado bien. Verter la mezcla sobre la masa preparada anteriormente, cubriendo bien las nubes de azúcar. Pueden aplastarse un poco con ayuda de una cuchara para que se fundan con la mezcla. Por último, esparcir los frutos secos troceados por encima.
 
Dejar endurecer a temperatura ambiente durante algunas horas o de un día para otro. Cortar en porciones cuadradas y disfrutar la curiosa mezcla!
 
 
* Yo utilicé el azúcar blanquilla, el normal
** Se puede sustituir por miel
*** La mantequilla que se utiliza en la receta es mantequilla de cacahuete crujiente, pero puede utilizarse también sin trocitos.
**** El punto de bolita blanda se alcanza a 118º o 120º. Si no tienes un termómetro de azúcar puedes comprobarlo de la siguiente manera: Coge en una cucharita un poco del almíbar de la cocción y déjalo caer en un vaso con agua fría. Se formará enseguida una bolita blanda, a la que se le puede dar forma con la yema de los dedos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario